La economía española creció un 5% en 2021, un punto y medio por debajo de las previsiones del Gobierno.

RECUPERACIÓN

La variación entre el tercer y cuarto trimestre fue de dos décimas

Una trabajadora en una fábrica catalana
Una trabajadora en una fábrica catalana  Montse Giralt / Archivo

JAUME MASDEU

MADRID28/01/2022 09:09Actualizado a 28/01/2022 10:3018

La economía española creció un 5% en 2021, la mayor tasa en 21 años y que contrasta con el hundimiento de 2020, cuando el PIB retrocedió un 10,8%. Sin embargo, es una cifra que queda muy lejos, un punto y medio per debajo, de la previsión del Gobierno, que la había situado en el 6,5%, y la dejará por debajo del crecimiento de otras economías europeas como la francesa, que ha crecido un 7%.

En el último trimestre, el PIB ha aumentado un 2%, seis décimas menos que en el tercero, frenando de esta manera el ritmo de la tendencia al alza. Un 2021 que empezó con una caída de 7 décimas en el primer trimestre, para a partir de ese momento recuperarse gradualmente. Un 1,2% en el segundo, 2,6% en el tercero y ahora, este 2% en el último cuarto del añohttps://datawrapper.dwcdn.net/84zAb/1/

Por parte del ministerio de Economía, se señala que “terminamos el año con un crecimiento significativo, a pesa de la variante Ómicron, los elevados precios de la energía y las tensiones geopolíticas”, y se añade que el cierre de 2021 coloca a España en una buena situación de partida para un crecimiento superior al del año pasado.

Uno de los elementos destacados es el freno del consumo privado, que en el último trimestre cae un 1,2% en relación con el tercero. Había grandes expectativas en este consumo que solo se han realizado parcialmente. Muy elevado en el segundo trimestre, aflojó en el tercero y en el tramo final del año retrocede. En el comportamiento de las familias puede influir el impacto del ómicron, así como la inflación disparada, la falta de suministros por los cuellos de botella y el clima de incertidumbre económica.Lee también

El FMI reduce seis décimas el crecimiento de España y medio punto el global

FRANCESC PEIRÓN

La cesta de la compra de comida es uno de los factores más afectados por una inflación anclada que afecta a los hogares de una forma global a consecuencia de la pandemia

Por otro lado, en el conjunto de 2021, la inversión creción un 4,1%, regresando a tasas positivas después de una caída del 9,5% en 2020, miebntras que el gasto público se incrementó un 3% encadenando sieta años al alza.

Las perspectivas a mitad de año sobre el crecimiento de la economía española eran muy positivas, y en ese contexto el gobierno fijo su previsiones en un 6,5% para 2021 y un 7% para el año actual. Sin embargo, a partir de septiembre la persistencia de la inflación y de los cuellos de botella, así como la fuerte corrección a la baja del INE respecto al crecimiento del segundo trimestre, llevó a los distintos organismos españoles e internacionales a una sucesión de reducción de expectativas. De esta manera, tanto la OCDE como el Banco de España han fijado sus últimas previsiones en el 4,5%, mientras que el FMI lo situó en el 4,9%.

Horizontal
Varias personas con bolsas pasean en una calle comercial del centro de Madrid, a 2 de enero de 2022, en Madrid  Jesús Hellín / EP

Ayer, la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, mantuvo su discurso de que “el objetivo no es tener un dato muy positivo en un trimestre o en un año, sino tener una senda de crecimiento fuerte y sostenida en esta nueva fase”. Calviño subraya la tendencia que previsiblemente se mantendrá de un crecimiento sostenido este año y en 2023, para compensar un resultado menor del esperado el año pasado.Participa en el Debate

https://www.lavanguardia.com/politica/20220128/8017305/cambio-rasante.html